fibromialgia

Reiki - Experiencias Personales y Casos

Búsqueda en esta web AQUI

 

Una web de la Fundación Sauce
John Curtin

Maestro de Reiki

Inicio

Tour Rápido

Usos de Reiki

Aprende Reiki

Reiki y la Ciencia

Reiki y la Medicina

Casos Reales

Artículos y documentos

Reiki en Televisión

Boletín Informativo

Contactar

Fibromialgia

Nota: Por cuestiones de privacidad y anonimato, los nombres y algunos detalles personales de los casos y relatos expuestos han sido modificados.

Conchi

67 años, Jubilada

Acudió a mi consulta después de haber sido diagnosticada Fibromialgia en 1996. Padecía de los dolores típicos de esta patología, acompañado por una depresión y cansancio debido a su incapacidad de dormir a causa de los dolores.

A continuación detallo el tratamiento que recibió a lo largo de cuatro sesiones.

Primera sesión:
Al terminar la sesión, notó un alivio inmediato en el cuello y la zona lumbar, así como una reducción de rigidez en las rodillas. Durante la semana siguiente, comentó que se sentía con más ánimo y mayor fuerzas para llevar a cabo su día a día. Los efectos de la sesión se prolongaron durante dos días, pudiendo ella dormir de forma interrumpida por la primera vez desde 1996.

Segunda sesión:
Experimentó lo que denominamos una "liberación energética" profunda en la zona de los lumbares (chakra sacral) que ella misma notó, aunque no supo describir la experiencia al carecer del lenguaje y conocimiento de una terapia energética. Dijo que sentía que "algo" fluía de su barriga y espalda por las piernas, "como un líquido o algo parecido". Los efectos de la sesión se prolongaron durante 4 días, pudiendo ella llevar una vida más o menos normal sin dolores importantes.

Tercera sesión:
Hubo una mejora notable en la rigidez y "carga" energética de las rodillas, posiblemente como una continuación de la liberación de la sesión anterior. También se trabajó las articulaciones de los dedos, brazos y hombros. Durante la semana siguiente, experimentó lo que denominamos una "crisis de sanación" donde cayó su estado anímico y se incrementaron los dolores a niveles mayores que antes del tratamiento. Esto ocurrió el día antes de su siguiente tratamiento.

Cuarta sesión:
Se liberó la energía soltada durante la crisis y el paciente declaró que no se acordaba la última vez que se había sentido tan llena de energía y libre de dolor. Le sugerí que podía, si deseaba, descontinuar su tratamiento, para volver sólo en el caso que volvieran los síntomas.